TESTIMONIOS



 

 

 
ISMAR LINCURA. PROMOCIÓN 2009
ENFERMERA EN EL HOSPITAL LUIS CALVO MACKENNA.

 



Isamar nos cuenta que le sirvió mucho estudiar en un establecimiento de la Fundación Nocedal porque fue ahí donde conoció la carrera de Técnico en Enfermería y supo que su futuro laboral estaba ligado a esta vocación. Además, la Fundación Nocedal le ayudó a cumplir su sueño, ya que pudo optar a una beca en la Universidad de Los Andes, gracias a su buen rendimiento escolar.

“Además de la formación laboral, la formación espiritual y personal que me entregó Almendral,  fueron esenciales. La familia es el primer lugar donde uno aprende los hábitos, virtudes, etc. Pero el colegio me permitió seguir reforzándolo y que no se me olvidaran en mi camino”, cuenta Isamar.

Cuando le preguntamos cuáles son sus sueños a futuro, nos cuenta que son muchos. Con respecto a su familia, le gustaría ayudarlos y poder devolverles la mano. En lo laboral, quiere seguir adquiriendo experiencia en el Servicio de Transplante de Médula Ósea del Hospital Luis Calvo Mackenna, hacer un post grado en Oncología Pediátrica y aprender idiomas. Además, seguir siendo parte de la Fundación “Alimentando una Sonrisa”, donde es miembro desde primer año de universidad.

Hay que destacar que la familia de Isamar está ligada por completo a la Fundación, ya que no sólo sus hermanos están en Nocedal y Almendral; sino que su mamá es auxiliar de aseo en el establecimiento femenino, donde ella estudió. “El trabajo que mi mamá tiene actualmente en el colegio de auxiliar de aseo, fue una gran oportunidad en momentos que económicamente no estábamos muy bien, y tenerla cerca fue lo mejor para mí, sabía que había alguien que confiaba en mí y que luchaba día a día por su familia”, concluye Isamar.